29 de enero de 2010

¡Quiero mi jubilación!

Que bien está viendo la crisis para los que manejan la economía. Después de escuchar al presidente de los empresarios que no pagar durante nueve meses a sus empleados es mala suerte, un mal número de muchos, me pregunto si este hombre no debería estar ya en la cárcel o por lo menos inhabilitado. No pagues durante nueve meses tu hipoteca, y veremos que ocurre. Además, su contubernio cacique-posmoderno-neoliberal (¡que miedo de nombre!) piensa y expresa que el problema radica en lo bien que viven los trabajadores. Y es que ellos son sufridos ancianos mayores de 65 años que pueden dar ejemplo; que fácil es proponer el retraso de la jubilación sentado en un despacho (lo mismo le digo al Gobierno). Haganlo desde un andamio, un camión o una mina y ya me cuentan.

Y es que debemos estar nerviosos porque la Seguridad Social sólo ha tenido 9000 millones de euros de superávit. No, no he dicho déficit. Has leído bien. Pero se plantean varias soluciones para las dificultades presupuestarias de la Seguridad Social en el futuro.

Primero, prohibir las prejubilaciones antes de los 52. De no dar subvenciones a empresarios ladrones no hablamos. De las ayudas a los bancos y cajas del último año tampoco.

Segundo, abaratar el despido. De obligar a que Diaz Ferrán (y muchísimos más) cumpla, aunque sea de su bolsillo, los contratos firmados con los trabajadores no hablamos. ¿Debemos recordar que un contrato es un acuerdo entre distintas partes?

Tercero, alargar la edad de jubilación a los 67 años. De disminuir el sueldo de los políticos y grandes empresarios un 15%, por lo menos, no hablamos.

Y lo más curioso es que el problema de la Seguridad Social se soluciona de una manera muy sencilla: disminuyendo el envejecimiento de la población española. ¿Cómo? Dos maneras: con más hijos por familia o con la inmigración. Vaya, al final va a resultar que los que hoy pregonan la dura frase "no caben todos" con un 14% de inmigración y que curiosamente ya lo hacían con el 2%, van a disfrutar de sus merecidas pensiones y jubilaciones gracias al esfuerzo, trabajo y solidaridad de aquellos nacidos fuera de las frontera españolas que trabajan como uno más, porque simplemente son uno más.

Hoy no hablaré del enrequecimiento cultural, de la madurez artística, del avance social que suponen nuevas ideas, visiones y perspectivas. Hoy hablo de economía y, en este apartado, también necesitamos a esos hombres y mujeres que dejan su vida atrás para sobrevivir con esperanza y alegría. Y yo, me alegro.

Que sabio Fraga con aquello de Spain is different.

5 comentarios:

  1. Ademas de todo eso, tambien recordaria que una persona con 67 años produce menos, que una chaval de 22, mientras uno no puede el otro no encuentra trabajo," porque no tiene experiencia", pero ellos son los que todos lo saben todo, mientra así nos va a los demas, con respecto a Ferran, pues a esa edad esta chocheando y así les hace la puñeta a todos. Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Simplemente cobrando un 0,1% de intereses por las transferencias financieras internacionales con destino a los paraisos fiscales se obtendría dinero suficiente para jubilarnos todos a los 60 años, dejando el puesto a jóvenes que estén a la espera.

    Firmado: Carlos Vázquez.

    ResponderEliminar
  3. Nunca he dudado que estos ·caballeros-programadores" del Gobierno, de acuerdo con la honorable oposición, comenzarán a dar ejemplo de la pretendida austeridad, rebajando los "ridículos sueldos" de los numerosos diputados y estos les corresponderan, renunciando a las privilegiados pases en aviones, AVE, coches etc. así como prescindiran
    de la corte de la que muchos se rodean. Puede que estos últimos,lo hagan ¿gratuitamente? "Tó pue sé"....
    Algo más difícil será mover del sillón a Diaz Ferrán. El pobre está tan "atornillao" al sillón que es como si a un inválido le retiran la silla de ruedas.
    !Fraga es un "sabio" y por eso le salió bordao el diagnóstico!
    Saludos.-

    ResponderEliminar
  4. Para mi esto es un atropello, por no decir otra cosa mal sonante. Ahora si, en vista de como esta el paño; si me dan por escrito, firmado y sellado, que voy a tener trabajo hasta esa edad, no creo que dude mucho en firmarlo, porque la cosa pinta mal.
    Quizás os parezca pesimista, y quizás sea así.
    Alguien dijo una vez que un optimista es aquel que cree en que hay una solucion; mientras que el pesimista es aquel que sabe que hay una solución , pero tambien sabe que nadie la va a aplicar...Esta frase le viene muy bien al anterior comentario del amigo Carlos VAzquez, por ejemplo.
    En fin; que no nos van a dejar ni ponernos en la baranda del sindicato a "ver las obras".
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Resulta paradójico como este Gobierno se dedica a buscar problemas (a crearlos) donde no los hay y, en cambio no trata de resolver los existentes.
    Estás nominado

    ResponderEliminar