9 de octubre de 2013

Is different


Con la cara arrugada por los sinsabores, las batallas al sol y los viajes en alta mar, ya no cumplía años, los sufría. Con experiencia infinita, había dejado de contar en las reuniones de la comunidad.

Preciosa, altiva, conflictiva, nunca elegante, sus hijos habían dejado de estar orgullosos de ella por su cabeza acomplejada, oscura, bipolar.

En ella se localizaban dos pensamientos, dos ideologías, dos sentimientos, dos maneras de entender el mundo. Podía ser monárquica y republicana; autoritaria y democrática;  absolutista y liberal; cristiana y musulmana; de derecha y de izquierda; noble y campesina; burguesa y proletaria; de Quevedo y de Góngora; del Madrid y del Barcelona.

Repleta de luces y sombras, así morirá porque forma parte de ella.



1 comentario:

  1. Me encanta! Jm en la mezcla está la riqueza.

    ResponderEliminar