2 de abril de 2016

Y la quiero ya

La poesía es cantar con las palabras
es darle música al corazón.
Por eso, hoy son malos días para la lírica, horribles para la poesía
es negra esta canción.

Una canción que cantan los de aquí
y lloran aquí y allí.
Una canción avergonzante escrita por una Europa que claudicó,
una Europa que nos falló, nos defraudó, nos decepcionó, nos humilló.

Quiero la paz, y la quiero ya
pero no quiero la ficticia paz.

No quiero la paz que coloca una alambrada, un muro, una sinrazón.
No quiero la paz tóxica, temerosa, amordazada, ejemplo de contaminación.
No quiero la paz que olvida su origen, de dónde viene, cuándo murió.
No quiero la paz aburrida que aborta inquietudes, atrinchera deseos
y básicas necesidades.
Basta de cobardes, tibios, accionistas
y manipuladores.

Quiero la paz, la de verdad, y la quiero ya.
Quiero la paz, la que nos hace humanos, y la quiero ya.
Quiero la paz, la solidaria, la empática, la generosa, y la quiero ya.
Quiero la paz que no es aliada de la guerra.

La quiero ya, la necesito, la necesitan, la necesitamos.
Por ellos, por todos.
Y la quiero ya.


2 comentarios: